Los tipos de reciclaje despues de las demoliciones y derribos

En la actualidad existe una carencia de suelo fácilmente accesible edificable, por lo que en muchas ocasiones se hace necesario recurrir al derribo y demolición de todo tipo de edificios.

Pero, ¿qué ocurre con todos los residuos generados tras la demolición y qué beneficios podemos obtener de ellos? Continúa leyendo para saber más sobre el tema.

Ventajas del reciclaje de los residuos de una demolición

Reutilizar los productos que han quedado tras el derribo de cualquier tipo de edificación potencia el uso cíclico de los materiales y no lineal.

De esta forma lo que estamos es siguiendo el propio modelo de la naturaleza, por el cual nunca se generan residuos sino que se reutilizan de manera constante todos los productos.

Así, habrá un menor impacto tanto visual como ecológico en las áreas destinadas al almacenamiento de esta clase de vertidos.

Al ser una demolición más controlada, también se podrá gestionar de manera mucho más efectiva cualquier tipo de residuo peligroso que pudiera estar presente tras la el derribo.

Tipos de reciclaje tras la demolición

Tras un derribo se generan una gran cantidad de deshechos y material escombroso.

Hay que tener en cuenta que los materiales son, normalmente, de diferentes naturaleza. Por ello es muy importante buscar una forma responsable de deshacerse de los mismos para preservar así la ecología de nuestro medio ambiente.

Dependiendo del tipo de material a reciclar, habrá que seguir diferentes pasos.

Productos plásticos

Por ejemplo, para restos plásticos lo idóneo es separarlos, ya que su degradación puede llegar hasta los 180 años. Una vez apartados, volverán a fundirse para de esta forma producir nuevamente otros objetos plásticos.

El aluminio

El aluminio, que también es bastante frecuente encontrar debido a su utilización en puertas y acabados de muchas ventanas, es muy sencillo de reciclar. Una vez separado del resto de materiales vuelve a pasar por una empresa de fundición.

Los cristales

El vidrio presente en las ventanas y puertas acristaladas tiene un problema: solo puede ser reciclado en una cantidad limitada. De todas formas, por mínima que sea siempre compensará a fabricar otra vez objetos de este material desde cero.

La teja

Este material puede ser nuevamente utilizado para llevar a cabo nuevas construcciones. Debe pasar una serie de procesos de rotura y fusión con agua para volver a obtener su forma de ladrillo original y así continuar con su vida útil.

La importancia del reciclaje: ecología y coste

Por un lado, estaremos obteniendo un impacto positivo en el medio ambiente ya que evitaremos la generación de nuevos residuos.

Además, otro aspecto muy positivo es que mediante el reciclaje reducimos los costos que implicaría la fabricación nuevamente de los materiales utilizados en la obra.

El reciclaje después de la demolición es importante, a la par que beneficioso.

 

 

imagen

Importancia de los áridos en la construcción

El uso de áridos en la construcción es muy importante y de gran utilidad, así como en toda clase de aplicaciones industriales.

¿Qué entendemos por áridos?

Al hablar de áridos estamos haciendo referencia a una materia prima que puede ser extraída del suelo. Estos materiales son fragmentos tanto de rocas como de arenas, que coloquialmente se conocen como gravas, gravillas, arenas o piedras.

Este material es la base de la mayor parte de edificaciones, pues todo lo que es construido contiene áridos entre sus componentes, por lo que, como puede verse, hablamos de algo de gran relevancia en el mundo de la construcción.

¿Cómo podemos conseguir áridos?

En la actualidad, la mayor parte de esta materia prima proviene de canteras y graveras. Hay sistemas de explotación que permiten extraer y transformar los áridos desde su origen como materia prima hasta convertirlos en un material que permita ser usado en la construcción de todo tipo de edificaciones.

Su importancia en la vida es tal que, incluso sin darnos cuenta, habitualmente consumimos áridos. ¿Cómo? Sencillamente, como decíamos antes, la mayor parte de los objetos que utilizamos o los edificios en los que vivimos los contienen. Por ello, de media, cada español consume anualmente una media de unos 12.000 kilos de este material.

Propiedades de los áridos

Estos materiales tienen ciertas propiedades que los caracterizan: resistencia al desgaste, a la fragmentación y a los ciclos de hielo y deshielo, entre otros.

El mundo de la construcción y los áridos

Es prácticamente impensable que estos dos conceptos no vayan unidos. En la actualidad se han intentando desarrollar infinidad de nuevos materiales para empleo en la construcción, pero ninguno es capaz de mejorar y ni siquiera igualar las características y ventajas que nos ofrecen los áridos.

Comercialización de los áridos

Como vemos, es un material ampliamente extendido, por lo que se han diseñado medios de transporte y distribución especiales debido a las grandes cantidades de producto que se movilizan a diario. Por ello, normalmente, suelen comercializarse a granel a través de camiones, dependiendo de las necesidades que se tengan para completar una obra. Estos camiones son conocidos como «bañeras», siendo muy habitual su presencia en las carreteras.

Relación coste-beneficio

Los áridos son materiales indispensables pero, por suerte, también muy abundantes. Por ello, su precio es bastante asequible.

Además, debido a su gran abundancia es muy posible encontrar un centro de abastecimiento (una cantera donde se puedan extraer los áridos) cerca del lugar de construcción, algo que reduce tanto el tiempo como los costes de transporte.

El mundo de la construcción, tal como lo entendemos en nuestros días, no podría existir sin la presencia de estos materiales, por lo que es necesario resaltar su gran importancia.

imagen

Normas de seguridad en demolición de edificios

La escasez de suelo edificable en grandes ciudades hace más necesaria que nunca la demolición de edificios antiguos. Se entiende por demolición toda actividad destinada a deshacer una construcción, ya sea en su totalidad o parcialmente. Estos trabajos son considerados de alto riesgo, lo que implica que deben ser afrontados por parte de empresas especializadas.

Además de ello, se hace imprescindible elaborar una serie de normas preventivas a fin de garantizar la seguridad frente a potenciales situaciones de riesgo, presentes en todo derribo de edificaciones. A tal fin, debemos contratar los servicios de una Dirección Técnica que evalúe las estructuras a demoler y especifique después las convenientes normas.

Principales riesgos en las tareas de demolición

Los más recurrentes son:

– Desplomes no controlados.

– Caídas desde las alturas.

– Caídas de objetos.

– Proyecciones.

– Golpes y cortes con materiales, herramientas y otros objetos.

Normas básicas de seguridad para la demolición de edificios

El derribo debe realizarse inversamente​, es decir, desde la cubierta hacia abajo y procurando la horizontalidad. Antes de los trabajos, se precisa proceder al reconocimiento de las estructuras y edificios anexos que puedan resultar afectados, para inmediatamente después adoptar medidas de apuntalamiento, apeos y colocación de testigos. A su vez, deberán sanearse las zonas en las que exista riesgo de desplome no controlado.

Todo elemento susceptible de desprendimiento​, sobre todo, los elementos en voladizo, han de ser apeados para garantizar su estabilidad.

El perímetro de la obra debe ser acotado mediante vallado u otros sistemas. Siempre que sea necesario, se recurrirá a lonas para las fachadas en las zonas a demoler y mientras se desarrollan estos trabajos se impedirá acceder a los tajos haciendo uso de señalizaciones, a excepción de las zonas protegidas destinadas a tal fin.

Las pasarelas y escaleras a demoler deben mantenerse libres de obstáculos. Si las zonas de trabajo superan los dos metros de altura se debe recurrir a andamios o cinturones de seguridad​, cuyos puntos de anclaje se situarán siempre encima de la cabeza de los operarios.

En tareas de derribo de paredes y muros se podrá trabajar sobre ellos, siempre que cuenten con alturas inferiores a los dos metros. Para trabajos entre los dos y cinco metros de altura deben instalarse sistemas de seguridad, así como andamios​ en el caso de alturas superiores a los seis metros.

Los escombros se evacuarán mediante canaletas o torvas y nunca deben ser amontonados en los bordes de lugares en los que puedan producirse caídas imprevistas.

Los trabajadores deberán equiparse con cascos protectores, botas de punta metálica y guantes de cuero. Además, harán uso de gafas de seguridad para los trabajos en los que se requieran martillos picadores u otras herramientas que generen riesgo de proyección de partículas. Se recomienda contar con un Jefe de equipo para cada seis operarios.

imagen

¿Que figuras intervienen en la gestión de residuos?

La gestión de residuos es uno de los principales puntos de interés de la inmensa mayoría de empresas. Producir algo es sinónimo, a su vez, de generar deshechos, y hay sectores que se especializan en trabajar adecuadamente con ellos. Se trata de una medida ambiental muy vigilada desde las instituciones. En la mayoría de sectores el proceso se da más o menos de una misma manera, de ahí que queramos coger como ejemplo una de las que más residuos crean: la de la construcción.

Las figuras que intervienen en la gestión

Serían, principalmente, tres. Por un lado tendríamos el productor de residuos promotor, sería la persona encargada de realizar el cálculo estimado de los diferentes elementos inservibles que se van a generar dentro de una obra. Su trabajo, por tanto, es estimar, mirar detalladamente los proyectos y ser capaz de prever la cantidad de desperdicios que se van a generar para empezar a darles una cierta salida.

Este cálculo es necesario mismamente a nivel administrativo, ya que las propias entidades públicas exigen, en muchas ocasiones, conocer este dato. Por tanto, es algo que no puede faltar en ningún momento y que goza de especial relevancia para que los proyectos se puedan llevar a cabo.

El poseedor de residuos sería la segunda figura de importancia. Se trata de la persona que, efectivamente, al tener en sus manos la entidad que realiza la construcción, consta como el propietario de esos residuos. Esto se trata, en definitiva, de un apelativo legal o, en todo caso, del que se responsabiliza de manera jurídica de los deshechos de la construcción. Se trata de la persona a la que pueden pedir responsabilidades, demandar y demás.

La figura del gestor de residuos, finalmente, es ya la última que nos compete. Su trabajo es, en cierta medida, el más importante, ya que es el encargado de dar salida y ofrecer una solución a todos los desperdicios que se han generado a lo largo del período de una obra. Es decir, tiene que buscar cómo gestionarlos adecuadamente, de la mano de las administraciones públicas, para que no supongan riesgo alguno. Su colaboración con las otras dos figuras es muy estrecha, ya que tiene que saber en todo momento el cálculo estimado y el resultado final de los deshechos que se han producido en una obra.

Tiene, en definitiva, la responsabilidad de tratar adecuadamente con todos los desperdicios y de buscar una salida aceptable para ellos, por tanto se trata de un trabajo muy profesional.

En conclusión, la gestión de residuos es uno de los elementos de mayor importancia en diferentes tipos de obras o de construcciones, y saber gestionar adecuadamente los diferentes perfiles de trabajo es una tarea fundamental para conseguir el mejor resultado.

imagen

¿En que consiste un plan para derribar una edificación?

Un plan para derribar una edificación es un proyecto de demolición, formado por un conjunto de documentos que se elaboran para que no afecte al entorno. En cada uno de ellos, se pretende definir las características y la manera en la que se llevará a cabo a la hora de derribar.

Documentos necesarios

Para ello, una de las partes anexas al documento es una memoria que describe detalladamente el motivo de la demolición. Junto a esta, también es necesaria la existencia de una memoria ambiental acerca de cómo afectará al entorno.

El resto de documentos a elaborar dentro de este plan son: el pliego de condiciones para efectuar el trabajo, el presupuesto necesario, los planos de la obra, un estudio básico de seguridad y salud, así como un estudio de gestión de residuos. Y por último, un plan de desamiantado, en caso necesario.

El proyecto suele elaborarlo un arquitecto o ingeniero (general o técnico) y es tramitado por el promotor o constructor ante un ayuntamiento (cada uno fija sus propios requerimientos, no existe un marco legal unificado). Su tramitación, hasta poner fecha a la demolición, puede oscilar entre 3 y 6 meses.

Fases del proyecto

Una vez realizado el proyecto, la demolición se realizará en tres fases:

En primer lugar, se llevará a cabo una fase previa de preparación. Durante esta etapa se delimitará la zona y se procederá al pertinente vallado de la misma. Del mismo modo, se reunirán las instalaciones necesarias para ejecutar los trabajos, siempre pensando en la seguridad de todos. Dentro de esta fase también se llevan a cabo las tareas de anulación, servicios y suministros, así como vaciado y desinfección del edificio.

En segundo lugar, se dará paso a la demolición. La forma en la que se proceda a derribar el edificio puede ser de elemento a elemento, por empuje, con explosivos o con maquinaria de bola. La finalización de esta fase tendrá lugar tras la eliminación de todos los escombros.

En tercer lugar, tiene lugar la conocida como fase posterior. Esta etapa incluye la retirada de todas las instalaciones provisionales y también se define el solar, se gestionan los residuos y se reponen las instalaciones mínimas de proyectos.

El precio de un plan para derribar una edificación oscila dependiendo de la magnitud del proyecto, entre otras cosas. Dependerá, por tanto, del tipo de edificación de la que se trate. Por ello, para ajustar el precio se debe analizar el tipo de obra que se pretende demoler. Aún así, debemos tener en cuenta una serie de elementos que se incluyen en nuestro presupuesto: el Presupuesto de Ejecución material (engloba todo lo relacionado con la preparación del lugar, maquinaria necesaria, materiales, equipos, entre otros), las tasas administrativas y los honorarios del profesional que realiza el plan, así como los impuestos.

imagen

limpieza industrial

¿Cómo se lleva a cabo la limpieza industrial después de una demolición?

Cuando finalizas una demolición o un proyecto de construcción o reforma, estás obligado por ley a eliminar por completo los escombros y residuos que se producen a raíz de tu actividad. Son un conjunto de desechos formados por algunos materiales como hormigón, ladrillos, piedras, madera o distintos metales. El limpieza industrial y la posterior descontaminación de los suelos son procesos que debes realizar de manera urgente y atendiendo a la normativa que indica cuáles deben ser los pasos.

limpieza industrialEl incumplimiento de dicho procedimiento puede dar lugar a que recibas sanciones administrativas y económicas, de ahí la importancia de atenerte a lo que marquen al respecto las correspondientes ordenanzas municipales, ya que la limpieza industrial y el tratamiento de estos residuos suelen ser competencia de cada ayuntamiento.

Por lo general, se exige llevar a cabo el retiro de escombros  de la zona una vez terminados los trabajos. De este modo se acaba con la suciedad que se origina, que puede llegar a suponer incluso un factor de riesgo para la salud e integridad de las personas.

Pasos para realizar una limpieza industrial y eliminar escombros y residuos

A la hora de poner en marcha el proceso de limpieza industrial y la posterior descontaminación de los suelos, por lo general debemos atender a las siguientes pautas generales:

– El primer paso que tenemos que dar es solicitar a la administración correspondiente un permiso para colocar en la vía pública un contenedor de escombros, y abonar las pertinentes tasas municipales.

– Una vez que el saco o dicho contenedor esté lleno, nuestro equipo de operarios ha de acudir con la maquinaria necesaria para moverlo hasta el punto autorizado de almacenamiento y recogida de residuos de la localidad en la que nos encontremos.

– Eliminados estos desechos, el siguiente paso es limpiar y desinfectar la zona de posibles restos contaminantes que pudieran haberse desprendido a raíz de nuestros trabajos. Para ello, como te contamos, nos parece muy necesario poner en manos de profesionales la limpieza industrial.

En estos puntos limpios autorizados los escombros y residuos son clasificados para su posterior tratamiento y reciclaje, en función a lo que dicta la legislación en cada uno de los casos. Es de vital importancia que sigamos el procedimiento indicado de manera responsable, pues estaremos contribuyendo a la protección del medioambiente y de nuestros espacios naturales.

Muchas ciudades españolas se enfrentan al problema que supone el desecho de escombros de manera ilegal en espacios públicos. Esto origina suciedad, contaminación y resulta dañino para la naturaleza, llegando a convertir dichos espacios en puntos insalubres, con el grave riesgo que conlleva.

De ahí la importancia de realizar el retiro de escombros de forma responsable, siguiendo cada uno de los pasos que marca la normativa correspondiente y que te hemos resumido en esta entrada de nuestro blog.

DELTAPUNT y ANZEVE, ganadores de los Premios de demolición 2017

AEDED entregó el Premio de demolición 2017 en el marco del Foro sobre deconstrucción 2017, celebrado el 27 de septiembre en Madrid.

DELTAPUNT se hizo con el galardón de mejor trabajo por la demolición de un edificio corporativo en Barcelona, mientras que ANZEVE ganó el premio a mejor producto por su robot BROKK 500.

Leer más

Deltapunt en el programa de TV TRIA33

Aquesta setmana de Sant Jordi, els nostres presentadors obriran cada dia el Tria33 amb llibres i tot tipus de recomanacions vinculades a la literatura.

Júlia Bertran ens oferirà una tria amb llibres subversius o trencadors, lletres que enderroquen murs i prejudicis: «I si estiguéssim en guerra», de Janne Teller, «Lo mejor del Reality News de Mongolia», de diversos autors, «Maternidades subversivas», de Maria Llopis, «ABCDARI per a adults», d’Òscar Dalmau i Pilarín Bayés, i «El dedo», de Luna Miguel.

Leer más en TV3

Candidatos al Premio de demolición 2015 a mejor trabajo

ANKA DEMOLICIONES y DELTAPUNT han presentado candidatura al Premio de demolición 2015, que se entregará en el Foro sobre deconstrucción 2015, el próximo jueves 24 de septiembre en Madrid.

ANKA DEMOLICIONES ha presentado un trabajo de demolición manual de un edificio para viviendas en Madrid.

Al contrario de los que marcan las tendencias del mercado este tipo de obras, en este caso se fueron apeando los niveles de los edificios colindantes a los niveles de forjado para evitar los riesgos que pudiesen surgir al dejarles sin apoyo.

Leer más

Una plaza sustituirá el restaurante La Pèrgola

El antiguo restaurante La Pèrgola, (Maria Cristina, 2) , construido en 1929, ya es historia. Ha empezado el derribo del edificio, deteriorado, que limita con uno de los pabellones de la Fira de Barcelona. La demolición costará 96.700 euros, mientras el proyecto de urbanización, llevado al cabo por el Ayuntamiento y por Barcelona Infraestructures Municipals, S.A y todavía incompleto, implicará un gasto de 200.000 euros.

Leer más