Voladuras y demoliciones con explosivos

Como anticipamos en el apartado general de “Demolición y derribos”, los especialistas de Delta Punt estamos preparados para utilizar la técnica de la Voladura. ¿En qué consiste y cómo se puede ejecutar para asegurar un entorno seguro?

Para llevar a cabo una voladura se debe realizar primero una perforación con un taladro, martillo mecánico o perforadora, el cual puede ser eléctrico, neumático o hidráulico. La herramienta utilizada se denomina barreno (hay de muchos tipos, utilizan metales especiales para evitar el desgaste prematuro). Una vez conseguido el agujero se introduce el explosivo a utilizar en las cantidades requeridas, además, debe contar con un iniciador (llamado detonador o fulminante, eléctrico o no). Todo ello se tapa mediante arena o gravilla (tapón denominado retacado o taco), que se introduce en el agujero de la perforación y a continuación se le aplica presión mediante una herramienta especial para sellar perfectamente el orificio. Sin este paso del procedimiento la explosión no tendría efecto sobre la roca o suelo, ya que saldría disparada por el tubo perforado.

Uno de los objetivos principales al llevar a cabo esta técnica de derrumbe es usar la mínima cantidad de explosivo posible. Si hablamos de un edificio entero lo ideal es que sólo unas pocas plantas se armen con explosivos. Estas áreas con explosivos se cubren y vallan para absorber las proyecciones de escombros.